6 de julio de 2014

No soy una mandarina

Si sabes que no se tan dan bien los malabares para qué te metes en ese circo? Además, que pintas tú en medio de tanto payaso?. Me estoy empezando a cansar un poco de tus historias, lo siento, te lo digo así. Eres ya muy cansina, siempre hablando de lo mismo y siii… ya sé que te has cruzado con gente rara pero es que tú también vaya tela. Cómo puedes ser tan rápida de mente para darte cuenta de las cosas en 0,3 segundos y tan lenta en la ejecución, que tardas 3 siglos en reaccionar mujer!.

Si sigues así al final vamos a dejar de ser amigas, me estás empezando a incomodar. Joder! Tú has visto en mi casa algún diván de esos típicos de consulta peliculera de psicólogo? pues para ya! Si es que siempre te voy a decir lo mismo. De verdad, es que está bien ese dicho de que todos tropezamos dos veces en la misma piedra, pero que te enamores de la p… piedra me parece ya un poquito exagerado no crees? Y tú ya no es que tropieces, es que tú te caes de bruces hija mía!.

Vamos a ver, ya sé que todo parte de algo, incluso de una palabra, pero lo tuyo ya es de locos. Si es que te dicen “me gusta que no te des por vencida, que luches por mi” y allá vas de cabeza a la guerra, así sin más, sin armas, sin escudo, sin estrategia. Pero si sabes que eres una torpe, que pones una trampa y eres capaz de caer tú misma en ella. Si construyes una trinchera para protegerte y acabas atrincherándote contra ti misma. Y eso por no hablar de tu mala orientación, porque chica no sé cómo lo haces pero siempre llegas al mismo punto. Alma cándida, dónde vas tú así a lo loco por el campo de batalla? Lo único que haces es desorientarte y desequilibrarte. Vienes llena de heridas y ni siquiera sabes desde dónde te han disparado. Acaso te crees más valiente que nadie?. No te enteras! Haz el favor de trazar por lo menos un camino, y a poder ser que vaya hacia adelante, deja de dar vueltas coño!.

Que voy a hacer contigo? Pero si aún encima vas cargada con todas esas inseguridades, que te crees que mejoran con los años como el vino y hay que conservarlas? Pues noo!! Que ya no sabes ni de que cosecha son!. Y que mal gestionas hija… es que por gestionar mal un momento se te traspapelan todos los momentos siguientes. Céntrate!.

Pero esto qué es? Acaso eres otra Madre Teresa de Calcuta? O la eterna amiga coraje? Mira chica, aquí no estás para ser un manicomio para desequilibrados, ni la sala de espera para indecisos, ni el pasillo para los que van de paso, ni el detergente para los que no se aclaran. No eres el trampolín para los que no saben aún hacia dónde quieren saltar, ni un juguete para niñatos,  ni un saco de boxeo para cobardes. No eres un semáforo para quien no se atreve a pasar en verde y luego se lo salta en rojo, ni eres el camión de las mudanzas.

Deja de hacer piruetas anda! Que te vas a lesionar! Y por favor revisa tu cuadro de luces. Ponle unas puertas o un candado o algo, pero protege el acceso. Si es que o te saltan chispas y acabas explotando o te apagan por completo. Boom! te funden todos los plomos y te quedas a oscuras. Eso no puede ser, quien está al mando, tú o los demás?. Es que no sabes que todas las instalaciones eléctricas están diseñadas para soportar una determinada carga? Dónde vas tu pasándote de voltios, o vatios, o yo que sé si no sé nada de electricidad!?. Anda, ve a darle a los interruptores para arriba y enciende la jodida luz, que yo te vea y que todo el mundo te vea como siempre te he visto yo, como eres de verdad. Deja ya de hacer el payaso, a no ser que lo hagas para sacarle una sonrisa a un niño.

Que te quede claro. Tú eres bonita, como las mandarinas. Ellas están recubiertas de una bonita piel por fuera y llenas de vida por dentro, de tanta vida que hasta la tienen almacenada por partes, por momentos. Pero lo de que te hagan pedazos no eh! No vale ir entera por fuera y rota por dentro… porque entonces me pondré ese p… diván en casa y te haré repetir conmigo las veces que haga falta… “NO SOY UNA MANDARINA”.  Porque nooo, nadie te puede hacer pedazos.