28 de noviembre de 2013

Gente con magia..

Y un día te das cuenta de que lo que te llena es la persona, no lo que hace.

Te la encuentras y no sabes si le gusta el fútbol, si va mucho al cine, que tipo de música escucha... ni tienes ganas de saberlo. No importa si sale mucho de fiesta, si es más bien una persona casera. Que importa! si te dice que la acompañes a un concierto de violonchelo vas y te lo pasas en grande.

Hay personas con magia sin más. No sabes por qué te gusta su compañía pero podrías hacer cualquier cosa, hasta estar en silencio.

Hay personas que resultan especiales. Esas que no piensan si eres compatible, complementaria... que no piensan si duermes 8 horas o 15, o 3, ni si sois como el día y la noche. Personas para las que no tienes que ser su payaso particular, ni su animador sociocultural, ni su chaleco salvavidas, ni su guía espiritual, ni su agenda, ni su despertador, ni el interruptor de la luz... Son personas con las que conectas, sin más... el resto, la vida, ya viene después.


22 de noviembre de 2013

Sinsentido, o si...


Casi siempre camino mirando al suelo, quizás debería levantar la vista más a menudo. Me despisté contando las líneas de un paso de cebra y de repente fui consciente de que no me gustan nada las luces de los semáforos, si acaso se salva la verde. Me cabrea que me caigan gotas en la cabeza de las plantas de los balcones cuando voy por la calle. Todo está a la vuelta de la esquina, dicen, y allí no había nada. Casi mejor seguir en línea recta, hay más visibilidad. Puede que así, mirando siempre al frente, se rompa la magia de la sorpresa, o no, nunca se sabe qué se te puede cruzar en el camino.

Y qué será en la historia de tu vida? Un punto, una coma, una palabra, un párrafo, cientos de páginas?.



16 de noviembre de 2013

Tres de Noviembre

Soy propensa a cruzarme con ciertas casualidades y a buscar pequeños "tesoros"...

Yo estoy en el mundo gracias a un tres de noviembre. Tal día como ese, hace bastantes años, nació mi madre. Hace tiempo descubrí que Silvia era el nombre de una santa y que también tenía su hueco en el calendario de onomásticas, aunque no fuese tan señalado como otros nombres. Santa Silvia se celebra el tres de noviembre, y mi madre siempre me regala algo.

Conozco otra historia sobre el tres de noviembre, pero no es mía.

Y hace unos años buscando pequeños tesoros musicales di con un chico y una chica de Barcelona que habían formado un grupo, "TRES DE NOVIEMBRE". Les hizo gracia mi historia y me regalaron su disco, que ellos mismos con mucho esfuerzo habían sacado adelante y que había visto la luz un tres de noviembre.
El título de su trabajo era "De mudanzas"... y me encanta porque en este mundo de casualidades, no sé cómo, ni por qué, todos los meses de noviembre, de una forma u otra, yo me encuentro siempre "de mudanzas" (y no precisamente moviendo muebles de un lado para otro).




10 de noviembre de 2013

El misterioso cajón de la cocina

Buscaba un ibuprofeno, allí estaba en su caja al lado de otra con sobres para el resfriado y de un paquete de tiritas. El botiquín?... oh! un par de paños de cocina y un pequeño libro de recetas lo delatan. Unos cuantos mecheros de propoganda, unos bolis, algunos papeles con notas e incluso más cajas de medicamentos donde inexplicablemente hay más anotaciones, números de teléfono... También se ha convertido en una pequeña caja de herramientas, un destornillador, alicates, cinta métrica... Artículos de primera necesidad como un paquete de pañuelos o una bolsa de caramelos de menta. Ah mira dónde estaba el tubo de pegamento! Será un cofre con pequeños tesoros? Ah no! son las figuritas de los Kinder Sopresa...

Es el misterioso cajón de la cocina.

Y yo me pregunto... todo el mundo tiene un cajón así en su cocina o sólo será en mi casa?.




6 de noviembre de 2013

Querida Compostela



Como crer que alguén pense que eres gris e chuviosa, cando a min sempre me das tanta luz? Se volvera nacer e puidera elixir o meu punto de acollida, sen dúbida, elixiriate a ti. Porque me coidas cada día da miña vida, ata cando estou confundida, ou lonxe. Porque cando non hai ninguén, sempre estás ti, para levarme da man, para arrouparme cando me escondo en calquera dos teus rincóns. Foches sempre tan boa, tan amable e xenerosa… é tan doado estar en ti, contigo, que nunca me cansarei de quererte. Por moitas cousas que me pasen na vida sempre poderei gardar unha gran fortuna: ter nacido, vivido, sufrido e desfrutado aquí, na miña querida Compostela.

No eco dos teus soportais prologáronse todas a miñas risas. Deixachesme camiñar sen rumbo e a deshora para perderme, encontrarme e reencontrarme, para ensinarme as caras das persoas que sen ti nunca tería visto nin coñecido, porque as acolleches aquí e deixaches que me cruzara con elas en calquera parte da túa beleza infinita. Permitiches que tocara ese corazón de pedra e non me importa cantas veces me molles os pés. Sempre, no meu recordo estarán as tardes ó sol, tumbada nas pedras do Obradoiro cal visitante que nunca tal vira, inventando as formas das nubes, pensando se Santiago estaría ben alí arriba, se algún día soñou con baixar. Preguntándome onde iría se poidera voar co seu cabalo.

Ti puxeches un bálsamo a todas as feridas do corazón, gardándome os zapatos durante todo o tempo que quixen ir descalza. Eres tan perfecta nas túas formas que nin sequera me fixen dano. Aquí, contigo, xurdiron todos os meus sentidos, ensinachesme a descubrir, a ilusionarme, a esperar, a sorprenderme, a observar, a apreciar, a olvidarme, a soñar e sobre todo, a valorar. Sempre me acompañas na miña vida, sabendo como repoñer todos os soños que se rompen. Sempre estás atenta a cada detalle, como eu o estou ós teus. Ata me ensinaches a chorar.

Eu contigo non entendo de tristuras. Cando todo está escuro, para min nas túas rúas sempre hai luz, ás veces a única luz que atopo. Sempre hai un oco especial, sempre estás ti, a túa xente, eu… Fermosa por dentro e por fóra, ti nunca fallas. Nunca perderei a miña confianza en ti.

Compostela, aquí, contigo, aprendín a lección máis importante da miña vida, a máis sinxela e complicada á vez: saber vivir. E por iso me levanto cada día, para bailar contigo mil muiñeiras, para escoitar o eco da miña risa, para escoitar a túa especial melodía…










1 de noviembre de 2013

Risas

De repente... la vida me empezó a sonreír...

Que digo a sonreír, se empezó a partir de risa. Lo mejor es que no se reía de mi, se reía conmigo. Se empezó a reír a carcajadas, yo le decía que parase un poco, que se calmase, pero ella sigue sin poder parar y me contagia. Me contagia mucha vida.

Ahora nos reímos juntas, la vida y yo.