15 de diciembre de 2013

Instrucciones

Cuando yo era pequeña había unos juegos con los que podías ser casi todo: químico, físico, astrónomo, arqueólogo... Y claro, yo quería ser tantas cosas...(aunque acabé siendo algo que no estaba en los juegos). El caso era experimentar.

Ahí empezaron mis problemas con los libros de instrucciones. Yo quise probar el juego de química. Me invadía tanto la emoción que lo toqueteé todo y experimenté a mi manera, como siempre. Para cuando me puse a leer las instrucciones a ver si por fin lograba hacer algo ya no había ningún elemento que sirviese para nada.

Más tarde quise un juego que había de magia muy conocido. Uff con este si que estaba emocionada, yo creía en la magia como los niños creían en Papá Noel. Pero seguía siendo muy a mi manera y eso de ir paso a paso para hacer un truco se me hacía eterno. Yo quería saber el paso 1 y que de repente, "como por arte de magia", todo saliese bien. Pero no... parece ser que había que leerse y, sobre todo, seguir las instrucciones.

Y así seguimos, sin saber jugar por no seguir las reglas, por ir "a mi bola". Con las cartas soy un desastre, porque cuando caigo en que debería haber tenido en cuenta unas "normas" ya no me queda ni un triste as en la manga. Ni trampas sé hacer.

Siempre he sido así, yo sigo los pasos como me da la gana. Quizás tendría que empezar a leer algunas instrucciones, sobre todo las de los seres humanos.


7 de diciembre de 2013

Música

En la barra de un bar...
- Músico: Cómo te va a hacer sentir mal la música?.
- Yo: Pues sí, si cuando digo que soy rara es que soy rara.
- Músico: Mucha gente dice que es rara pero tú eres una rara auténtica, es la primera vez que me pasa.

Hace tiempo que estoy enfadada con la música. Tanto hablar de amor, de desamor, de decepciones, de sueños rotos, de gente que se fue, de no sé que pasó, de historias felices, de las infelices, de unos que vienen, otros que se van, de la soledad, de la compañía, de no te olvidaré, de volverás, de volveré...

-Músico: Pero te gusta la música?.
-Yo: Claro! existe alguien en el planeta a quién no le guste la música? y me gustan las historias que cuentan las canciones. Lo que pasa es que hace tiempo que la oigo sin escuchar.
-Músico: Cómo?.
-Yo: Así, como un simple tarará que suena sin más... Ya tengo suficiente con escuchar como suena mi vida.
-Músico: Y que podemos hacer entonces?.
-Yo: Hazme una canción que no hable de nada pero que no esté vacía...

Y ahora... yo soy su reto...
Y ahora... he pasado de parecerle una rara a ser su inspiración...
Y ahora... en esta reconciliación musical, después de 6 años de amor y desamor con la guitarra me he propuesto que seamos amigas y que empiece a sonar algo por fin!.




28 de noviembre de 2013

Gente con magia..

Y un día te das cuenta de que lo que te llena es la persona, no lo que hace.

Te la encuentras y no sabes si le gusta el fútbol, si va mucho al cine, que tipo de música escucha... ni tienes ganas de saberlo. No importa si sale mucho de fiesta, si es más bien una persona casera. Que importa! si te dice que la acompañes a un concierto de violonchelo vas y te lo pasas en grande.

Hay personas con magia sin más. No sabes por qué te gusta su compañía pero podrías hacer cualquier cosa, hasta estar en silencio.

Hay personas que resultan especiales. Esas que no piensan si eres compatible, complementaria... que no piensan si duermes 8 horas o 15, o 3, ni si sois como el día y la noche. Personas para las que no tienes que ser su payaso particular, ni su animador sociocultural, ni su chaleco salvavidas, ni su guía espiritual, ni su agenda, ni su despertador, ni el interruptor de la luz... Son personas con las que conectas, sin más... el resto, la vida, ya viene después.


22 de noviembre de 2013

Sinsentido, o si...


Casi siempre camino mirando al suelo, quizás debería levantar la vista más a menudo. Me despisté contando las líneas de un paso de cebra y de repente fui consciente de que no me gustan nada las luces de los semáforos, si acaso se salva la verde. Me cabrea que me caigan gotas en la cabeza de las plantas de los balcones cuando voy por la calle. Todo está a la vuelta de la esquina, dicen, y allí no había nada. Casi mejor seguir en línea recta, hay más visibilidad. Puede que así, mirando siempre al frente, se rompa la magia de la sorpresa, o no, nunca se sabe qué se te puede cruzar en el camino.

Y qué será en la historia de tu vida? Un punto, una coma, una palabra, un párrafo, cientos de páginas?.



16 de noviembre de 2013

Tres de Noviembre

Soy propensa a cruzarme con ciertas casualidades y a buscar pequeños "tesoros"...

Yo estoy en el mundo gracias a un tres de noviembre. Tal día como ese, hace bastantes años, nació mi madre. Hace tiempo descubrí que Silvia era el nombre de una santa y que también tenía su hueco en el calendario de onomásticas, aunque no fuese tan señalado como otros nombres. Santa Silvia se celebra el tres de noviembre, y mi madre siempre me regala algo.

Conozco otra historia sobre el tres de noviembre, pero no es mía.

Y hace unos años buscando pequeños tesoros musicales di con un chico y una chica de Barcelona que habían formado un grupo, "TRES DE NOVIEMBRE". Les hizo gracia mi historia y me regalaron su disco, que ellos mismos con mucho esfuerzo habían sacado adelante y que había visto la luz un tres de noviembre.
El título de su trabajo era "De mudanzas"... y me encanta porque en este mundo de casualidades, no sé cómo, ni por qué, todos los meses de noviembre, de una forma u otra, yo me encuentro siempre "de mudanzas" (y no precisamente moviendo muebles de un lado para otro).




10 de noviembre de 2013

El misterioso cajón de la cocina

Buscaba un ibuprofeno, allí estaba en su caja al lado de otra con sobres para el resfriado y de un paquete de tiritas. El botiquín?... oh! un par de paños de cocina y un pequeño libro de recetas lo delatan. Unos cuantos mecheros de propoganda, unos bolis, algunos papeles con notas e incluso más cajas de medicamentos donde inexplicablemente hay más anotaciones, números de teléfono... También se ha convertido en una pequeña caja de herramientas, un destornillador, alicates, cinta métrica... Artículos de primera necesidad como un paquete de pañuelos o una bolsa de caramelos de menta. Ah mira dónde estaba el tubo de pegamento! Será un cofre con pequeños tesoros? Ah no! son las figuritas de los Kinder Sopresa...

Es el misterioso cajón de la cocina.

Y yo me pregunto... todo el mundo tiene un cajón así en su cocina o sólo será en mi casa?.




6 de noviembre de 2013

Querida Compostela



Como crer que alguén pense que eres gris e chuviosa, cando a min sempre me das tanta luz? Se volvera nacer e puidera elixir o meu punto de acollida, sen dúbida, elixiriate a ti. Porque me coidas cada día da miña vida, ata cando estou confundida, ou lonxe. Porque cando non hai ninguén, sempre estás ti, para levarme da man, para arrouparme cando me escondo en calquera dos teus rincóns. Foches sempre tan boa, tan amable e xenerosa… é tan doado estar en ti, contigo, que nunca me cansarei de quererte. Por moitas cousas que me pasen na vida sempre poderei gardar unha gran fortuna: ter nacido, vivido, sufrido e desfrutado aquí, na miña querida Compostela.

No eco dos teus soportais prologáronse todas a miñas risas. Deixachesme camiñar sen rumbo e a deshora para perderme, encontrarme e reencontrarme, para ensinarme as caras das persoas que sen ti nunca tería visto nin coñecido, porque as acolleches aquí e deixaches que me cruzara con elas en calquera parte da túa beleza infinita. Permitiches que tocara ese corazón de pedra e non me importa cantas veces me molles os pés. Sempre, no meu recordo estarán as tardes ó sol, tumbada nas pedras do Obradoiro cal visitante que nunca tal vira, inventando as formas das nubes, pensando se Santiago estaría ben alí arriba, se algún día soñou con baixar. Preguntándome onde iría se poidera voar co seu cabalo.

Ti puxeches un bálsamo a todas as feridas do corazón, gardándome os zapatos durante todo o tempo que quixen ir descalza. Eres tan perfecta nas túas formas que nin sequera me fixen dano. Aquí, contigo, xurdiron todos os meus sentidos, ensinachesme a descubrir, a ilusionarme, a esperar, a sorprenderme, a observar, a apreciar, a olvidarme, a soñar e sobre todo, a valorar. Sempre me acompañas na miña vida, sabendo como repoñer todos os soños que se rompen. Sempre estás atenta a cada detalle, como eu o estou ós teus. Ata me ensinaches a chorar.

Eu contigo non entendo de tristuras. Cando todo está escuro, para min nas túas rúas sempre hai luz, ás veces a única luz que atopo. Sempre hai un oco especial, sempre estás ti, a túa xente, eu… Fermosa por dentro e por fóra, ti nunca fallas. Nunca perderei a miña confianza en ti.

Compostela, aquí, contigo, aprendín a lección máis importante da miña vida, a máis sinxela e complicada á vez: saber vivir. E por iso me levanto cada día, para bailar contigo mil muiñeiras, para escoitar o eco da miña risa, para escoitar a túa especial melodía…










1 de noviembre de 2013

Risas

De repente... la vida me empezó a sonreír...

Que digo a sonreír, se empezó a partir de risa. Lo mejor es que no se reía de mi, se reía conmigo. Se empezó a reír a carcajadas, yo le decía que parase un poco, que se calmase, pero ella sigue sin poder parar y me contagia. Me contagia mucha vida.

Ahora nos reímos juntas, la vida y yo.



29 de octubre de 2013

La vida es un show



A veces pienso que estoy en algo así como en el Show de Truman…

Hace días llamé por teléfono a una consulta de un otorrinolaringólogo para pedir una cita:
-Hola, buenos días, dígame que quería?.
-Hola, quería pedir vez para ir a una consulta.
-Para el otorrino o para el psicólogo? (cara de sorpresa, pero de sorpresa surrealista).

Me dio la risa, cómo para el psicólogo? A la vez que contestaba me seguía riendo por dentro porque la verdad es que aquel día no me encontraba demasiado bien. Y así, entre la gracia que me había hecho la pregunta, me asaltaban dudas sobre lo que realmente necesitaba para respirar, un otorrino o un psicólogo? Sólo sé que necesitaba ayuda para respirar. El caso es que en varias ocasiones he acabado empatizando con cualquier médico como si verdaderamente su especialidad fuese la psicología, o que simplemente estaban dispuestos a escuchar cualquier cosa que se me ocurriese decir. (He de aclarar que en el mismo piso había más consultas y un mismo recepcionista).

A veces parece que estamos en una especie de show… Como cuando un chico al mismo tiempo que te dice que eres encantadora y te invita a quedar con él te está hablando de inseguridades, ex, distancias y barreras. A ver… por qué no sales corriendo en ese mismo instante? Pero que botón se ha olvidado de pulsar el señor que está en el control! Como si te dicen que no quieren estar contigo, por qué no dices “alee ahí te quedas” y en lugar de eso te pones a llorar creyendo que es un momento crucial en tu vida?.

El señor del control o se divierte mucho a tu cuenta o está un poco despistado enviando las señales.
A menudo parece que se hayan equivocado colocando los elementos, las circunstancias, midiendo el tiempo… o será que todo forma parte del show?.

Pues eso, la vida es un show… lleno de encuentros, desencuentros, acciones, reacciones, esperas, desesperas (esta palabra no existe pero me quedaba bien)… y quién sabe cuándo será el día en el que choquemos contra la pared! Buenos días, buenas tardes y buenas noches (atención a lo de “buenas”, es una palabra importante).


22 de octubre de 2013

Soledad

Soledad...
Con lo mal que nos hemos llevado tanto tiempo y cada vez nos entendemos mejor.
La de veces que he huído de ti... y ahora no me importa encontrarte, es más, hasta me agrada, pero no se lo digas a nadie.

Soledad...
Me has perseguido cuando te he rechazado, cuando te he querido, cuando te he buscado, cuando te he huído... y ahí estamos... tan bien avenidas... lo has conseguido. Has conseguido que te vea por fin de otra manera.

Me gustan los momentos que pasamos... sin nadie más... tú y yo... Me gusta ese momento necesario todos los días para estar conmigo...y contigo...

Me gusta leer un libro, ordenar el cajón de los calcetines, echarme en el sofá sin más, tener un pensamiento fugaz, imaginar, escribir, dibujar, reirme recordando algo que pasó hace 4 horas en el trabajo, recuperar un recuerdo, proyectar un deseo, hacerme un bocata de nocilla, mirar el paisaje, dar un paseo, caminar sin rumbo viendo a la gente pasar, pensar en alguien, descubrir ropa en el armario que no me acordaba que tenía, escuchar canciones (para captar el mensaje o simplemente para hacer el tonto, depende del día..) me gusta revolver en google, en los cajones de mi habitación, ir a la cocina a por una mandarina, me gusta tirarme en la alfombra, ver las series de televisión y hasta reinventarme sus guiones... y me gusta no hacer nada!

Gracias soledad por esos grandes momentos contigo!



8 de octubre de 2013

Aldea... un toque especial..

Podería estar mil horas sentada fóra da porta, quieta, escoitando...

Gústanme os sons da aldea. Gústame escoitar as tesoiras de podar, sinal de que algún veciño anda a traballar na súa horta. Gústame escoitar como os paxaros se meten entre as pólas das árbores, como uns cantan cerca, mentres de lonxe chega outro cantar.
Gústame como soa o vento nas árbores, o son das follas arrastradas polo chan. Gústame cando canta un galo, dun lado, doutro... cando escoito o ruido dun tractor. Gústame cando ladran os cans como contándose cousas..e como vibra o chan cando corren os cabalos.

Gústanme as imaxes da aldea, os sons, os olores... Gústame ver á xente pasar.. escoitar os seus pasos, como van leriando... como se atopan con outros veciños... Gústame pasar polo medio da aldea e saber que se cociña en cada casa, ulir o cocido na casa da señora Carmen, ou ver fumear unha chimenea e pensar que Matilde está facendo filloas..

Gústanme as "reunións de aldea".. para coller as uvas ou calquera outro traballo.. eses días nos que buscas a peor roupa que tes.. nos que acabas como un "cristo" e rematas comendo empanada sentada en calquera sitio...

A aldea ten un toque especial.


22 de septiembre de 2013

Entretiempo

El entretiempo...
Ese tiempo que.. ni frío ni calor..o los dos..

El entretiempo.. ese tiempo en el que basta con echar un vistazo a la gente por calle para saber si se han levantado muy temprano por la mañana o se han levantado tarde. Los primeros llevarán botas, medias, zapatos cerrados, ropa de manga larga, incluso de abrigo.. los segundos irán todavía con sandalias, con ropa fresca, de manga corta.. Son los contrastes del entretiempo.. ese tiempo que no sabes "de que va"...

Ese tiempo en el que estás conociendo a alguien, en el que ni es serio ni sabes si pasajero, ese tiempo también llamado de tonteo.. o que quizás llegue a algo más... ese entretiempo.. en el que no sabes "de que va".., ese tiempo que no se aclara..

Ese tiempo en la sala de espera del médico.. ese tiempo que no sabes si quieres que vaya deprisa, entrar y que te diga ya si te pasa algo, o que vaya lento y seguir leyendo una revista  ajeno a lo que podría pasar..

El entretiempo, ese tiempo que ni frío ni calor, o los dos, ese tiempo que no sabes "de que va"... ese tiempo que no se aclara... es como el tiempo de espera...

18 de septiembre de 2013

Hablemos de este libro... "Tu corazón en un cofre"

Estaba en el cumpleaños de un amigo, esa noche le dieron muchos regalos pero a mi se me fue la vista a la portada de un libro como si fuese un flechazo. Venía en una cajita, se veía que era un libro de ilustraciones y su título: "Tu corazón en un cofre". No hizo falta más para llamar mi atención, soy asi.. de repente veo algo y se me enciende una luz (no sé si de alarma o de qué). Averigué un mínimo sobre el libro, era un cuento "reconstruído", una nueva versión de Blancanieves. Hablaba de corazones, de distintos corazones, de varias historias... y yo, como buena persona impulsiva que soy, fui a por él...


He aquí una curiosa colección de corazones, cada uno en su cofre..


Corazón de cristal, corazón de fuego, corazón de hielo, corazón inmortal.. muchas historias fantásticas.. pero quizás con "algo" que enseñar..


Y entre historia e historia me encontré con muchas situaciones y sensaciones contadas de una forma muy peculiar.. Por ejemplo... seguro que alguna vez has conocido a alguien para quien al principio eres una persona estupenda y maravillosa pero que de una forma extraña va cambiando de discurso radicalmente según te vas "acercando" más ... Sabías que podría tener hipermetropía en el corazón??


Quién sabe como funciona el corazón? vale... el "corazón"... pues aqui va una ayudita en forma de precauciones...


Ya sabes... ve con cuidado cuando te acerques a alguien!


"Tu corazón en un cofre"
Mercè López/ Rebecca Beltrán
Lumen

12 de septiembre de 2013

Des-palabras

Odio las palabras que empiezan por DES, por ejemplo:

- Desesperanza
- Desolación
- Desilusión
- Destrozado
- Descongelado (vale..esta no es que pinte mucho aqui, no es que me moleste...)
- Desasosiego
- Desilusión (ah esta ya la he puesto..pero es que la odiooo)
- Desmoralizado
- Desesperación
- Despistado (bueno, esta tampoco es que me moleste tanto, a veces..incluso me gusta)
- Desorientado
- Desmotivación
- Destino (esta... no sé... me gusta o me disgusta?..)

5 de septiembre de 2013

"kamikazes"



Si eres un “kamikaze” de la vida eres de esas personas que no te enteraste en que momento se repartieron las reglas del juego. Por lo tanto lo más probable es que juegues sabiendo que tienes elevadas opciones de perder. Pero te da igual.. mientras el desarrollo del juego tenga algo que vale la pena.

Seguramente lucharás hasta cuando la guerra ha terminado, obviando claramente ese razonamiento que dice que una retirada a tiempo te habría ahorrado muchas batallas inútiles.

Puede que sobrevalores ciertos momentos de felicidad, o supuesta felicidad,  y por ello estés dispuesto a aguantar un dolor innecesario, cuando quizás lo que pensabas que te hacía sentir bien ni siquiera se acercaba a la felicidad.

Pero… y cuando la felicidad es de verdad? Los kamikazes de la vida siempre van al límite, no pueden quedarse quietos, viendo como todo pasa muy deprisa como la gente camina demasiado rápido.  Asi que,  lo más seguro es que vivas intensamente el momento,  aún sabiendo que al final te puedes estrellar.

Si eres este tipo de persona.. seguramente sentirás el miedo intenso a desprenderte de algo o de alguien, a desprenderte de algo en lo que creías, de un recuerdo, de un pensamiento, de una vivencia, de un micromomento… es un miedo tan grande como otro cualquiera, pero se pasa.

Los kamikazes de la vida no calculan los finales, sólo se enganchan a los principios.